1/19/2017

Kathryn Kuhlman Mostró al Espíritu Santo como el Amigo

Kathryn Kuhlman, "la mujer que creía en los milagros"
En medio de este profundo silencio una voz dice: "¡Creo en los milagros!" y comienza un nuevo culto de milagros con Kathryn Kuhlman. Su ministerio, único, cambió el énfasis en el cuerpo de Cristo, que pasó de la demostración externa de los dones al Dador de los dones: el Espíritu Santo. Muchos han tratado de imitar su voz y sus movimientos teatrales, pero sin resultado. Ella fue un ejemplo de una persona que no temió pagar el precio de andar en el servicio de Dios.
Por Roberts Liardon

Kathryn Johanna Kuhlman nació el 9 de mayo de 1907 en Misuri, Estados Unidos. Y tenía catorce años cuando nació de nuevo. Durante su vida relató muchas veces la historia de cómo respondió a lo que parecía ser un llamado soberano proveniente en forma directa del Espíritu Santo, no de ninguna persona. Ella venía de un trasfondo "religioso", más que espiritual, por lo que las iglesias a las que asistía nunca hacían llamados para recibir la salvación.
El padre de Kathryn estaba de pie en la cocina cuando ella llegó corriendo de la iglesia para compartir la buena noticia con él. Acostumbraba contarle todo. En sus propias palabras, se lanzó sobre él y le dijo: "Papá... ¡Jesús ha entrado en mi corazón!" Sin mostrar ninguna emoción, su padre sólo dijo: "Me alegro".
Kathryn recordaba que nunca estuvo realmente segura de si su padre había comprendido en verdad lo que le había dicho. Finalmente, la jovencita decidió asistir a la iglesia bautista a la que iba su padre, en lugar de la metodista a la que iba su madre. Aun entonces, ya tenía ideas propias.

La doncella evangelista

Una característica de aquellos que Dios usa en gran manera es que están dispuestos a dejarlo todo y seguir su dirección. En 1913, la hermana mayor de Kathryn, Myrtle, se casó con un joven y apuesto evangelista que estaba terminando sus estudios en el Instituto Bíblico Moody. Myrtle y Everett Parrott comenzaron un ministerio como evangelistas itinerantes. Aproximadamente diez años más tarde, en 1924, Myrtle y Kathryn persuadieron a sus padres de que la voluntad de Dios era que Kathryn viajara con ellos.
En ese momento, los Parrott tenían su base en Oregon. Habían conocido a un renombrado maestro y evangelista, el Dr. Charles S. Price, quien tenía un ministerio de sanidad y les enseñó sobre el bautismo en el Espíritu Santo.
Kathryn pasó cinco años con su hermana y su cuñado, se preparaba lo que sería la base de su propio ministerio. Trabajaba en la casa para aliviar cualquier carga que su presencia pudiera significar, y pasaba muchas horas leyendo y estudiando la Palabra.

En 1928, los Parrott llegaron a Boise, Idaho. Para este entonces habían adquirido una carpa y tenían una pianista llamada Helen Gulliford.
Poco tiempo después Helen y Kathryn, como Pablo y Bernabé en la iglesia del Nuevo Testamento, decidieron separarse de los Parrot. Un pastor de Boise les ofreció la posibilidad de predicar en un pequeño salón de billar que había sido reacondicionado para servir como salón de reuniones. Ese fue el comienzo del "Ministerio Kathryn Kuhlman".

"¡Quiero que sea grande!"

Después de predicar en todo Idaho, Kathryn y Helen fueron hacia Colorado. Luego de una campaña de seis meses en Pueblo, llegaron a Denver. Un hombre de negocios, Earl F. Hewitt, se había unido a ella en Pueblo, como administrador del ministerio. En ese año, 1933, la depresión estaba en su punto más alto. Sin embargo, ella creía que si servimos a un Dios de recursos limitados, entonces estamos sirviendo al dios equivocado. Kathryn vivía por el principio de fe y confiaba en Dios.
Por eso dijo a Hewitt que fuera a Denver y actuara como si tuvieran un millón de dólares. Le dijo: "Ve a Denver. Alquila el edificio más grande que encuentres. Consigue el mejor piano disponible para Helen. Llena el local de sillas. Manda a publicar un anuncio grande en el Denver Post y haz propaganda por radio, en todas las emisoras. Este es el negocio de Dios, y vamos a hacerlo a su manera: ¡A lo grande!"
Hewitt le tomó la palabra y siguió sus instrucciones. El lugar había sido un depósito de la compañía Montgomery Ward. Las reuniones se prolongaron por cinco meses, durante los cuales se mudaron a otro depósito. Después de cinco meses, un hombre se ofreció a dar un adelanto para un edificio que pudieran usar en forma permanente y que tuviera un gran cartel de neón que diría: "La oración cambia las cosas".
Dado que la respuesta a su ministerio era tan grande, Kathryn accedió a quedarse en Denver.
En febrero de 1935, se abrió el Tabernáculo del Avivamiento de Denver, con el enorme cartel de neón que le habían prometido: "LA ORACIÓN CAMBIA LAS COSAS". El auditorio tenía capacidad para dos mil personas sentadas. Durante los siguientes cuatro años, miles de personas asistieron a las reuniones. Se realizaban cultos todas las noches, excepto los lunes.

El paso en falso

En 1935, un predicador llamado Burroughs A. Waltrip, de Austin, Texas, fue invitado a predicar en el Tabernáculo. Era un hombre extremadamente apuesto, ocho años mayor que Kathryn. Pronto ambos descubrieron que había una atracción entre ellos.
El único problema era que este hombre estaba casado y tenía dos hijos pequeños. Kathryn aparentemente ignoró las señales del Espíritu Santo en su interior, que le indicaban que esta relación era un error. Poco después de su primera visita a Denver, Waltrip se divorció de su primera esposa y dijo a todos que fue ella quien lo había abandonado. 

El error

Después de dejar a su familia, Waltrip se mudó a Mason City, Iowa, presentándose como un hombre soltero, e inició un centro evangelístico llamado Radio Chapel. Se lo conocía como un evangelista dramático y sensacionalista, y comenzó a emitir diariamente desde la Capilla. Kathryn y Helen fueron allí para ayudarlo a reunir fondos para su ministerio.
Pronto, la relación romántica entre Kathryn y Waltrip, a quien ella llamaba "Mister" se hizo pública. Helen y otros amigos de Denver trataron de persuadir a Kathryn de que no se casara con el apuesto evangelista, pero ella insistía en que su esposa lo había dejado, lo cual lo hacía libre para casarse nuevamente.
Kathryn decidió creer la historia que Waltrip contaba, pero mientras preparaban la boda, su corazón estaba constantemente turbado. No tenía paz en su espíritu. La mayoría de la gente dice que "Mister" no amaba a Kathryn en absoluto. Lo que amaba era su capacidad para atraer multitudes y reunir fondos. Este hombre era bien conocido por su codicia y su estilo de vida extravagante.
Antes de la fecha decidida para el matrimonio en Mason City, Kathryn comentó el tema con sus amigas, Lottie Anthony y Helen. Lottie recuerda que Kathryn dijo: "Es que no logro encontrar la voluntad de Dios sobre este tema". Las mujeres trataron de convencer a Kathryn de que esperara y buscara tener paz en Dios. Pero ella no las escuchó.
Cuando los recién casados regresaron a Des Moines después de la ceremonia, Kathryn hizo algo extraño. Después de registrarse en el hotel, se negó a quedarse con su nuevo esposo. Su amiga Lottie Anthony dice que ella se metió en el auto y se dirigió rápidamente hacia el hotel donde ella y Helen se hospedaban.
Kathryn se quedó en el cuarto de sus amigas, llorando y admitiendo que había cometido un error al casarse, y que pediría la anulación del matrimonio.
Las tres mujeres salieron de Des Moines: esperaban explicar la situación a la congregación en Denver. Pero la congregación no les dio ninguna oportunidad. Estaban furiosos con Kathryn.

Sueños destrozados

La obra que Kathryn había construido tan diligentemente durante los cinco años anteriores se desintegró con rapidez.
Kathryn Kuhlman, la mujer que algunos habían adorado como "perfecta madonna" era, en realidad, un ser humano sujeto a tentaciones. Ella fue una gran mujer de Dios, pero lo que la hizo grande fue la decisión de actuar para recuperarse de su error.
Pero esto no se produjo de un día para otro. Kathryn pasó los siguientes ocho años en completo anonimato en lo que al gran ministerio se refiere.
Pero a partir del momento en que tomó su decisión, Kathryn nunca se apartó del llamado de su vida, nunca se desvió de la senda que Dios había trazado para ella.

El día que kathryn kuhlman murió
Ella cuenta el día que se decidió ponerle punto final fue ese sábado a las cuatro de la tarde morí en ese callejón sin salida. Fue la voluntad de Dios para mi vida.
Hoy puedo llevarte a una calle sin salida en cierta cuidad en un determinado estado, donde rendí todo a cristo: mi cuerpo, mi alma y mi espíritu. Caminando por allí, con lágrimas corriendo por mis mejillas, por primera vez en mi vida, fui toda de El y nada de mí. Cuando rendí total y completamente todo a Jesús, el Espíritu Santo tomo ese vaso vació, y eso es todo lo que el pide. ¡Ese día fue el amanecer del día más grande de mi vida! No tuve un ministerio real hasta ese día que camine por esa pequeña calle sin salida, y me rendí por entero a el.
A partir de ese momento ella nunca se aparto del llamado de su vida, nunca se desvió de la senda que dios había trazado para ella, y nunca mas volvió a ver mister después de que compro un boleto de ida a franklin Pensilvana.
Las muchas voces

Poco después de iniciar sus reuniones en el Gospel Tabernáculo (Pensilvania), comenzó un programa diario en la radio WKRZ en Oil City. A los pocos meses, la respuesta de la gente era tal, que sumó otra estación en Pittsburgh.
Repentinamente, en lugar de que las personas la acosaran, Kathryn se vio inundada de correspondencia; la estación de Oil City finalmente debió prohibir a las personas que entraran al estudio, porque no se podía trabajar.
En esta época del fin de la guerra, el Espíritu Santo se movía para restaurar al cuerpo de Cristo por medio del don de la sanidad. Las grandes campañas de sanidad estaban al orden del día.
En ese momento Kathryn aún oraba principalmente para que las personas fueran salvas. Pero también comenzó a orar e imponer las manos a quienes necesitaban sanidad. No tenía la más mínima idea de que esta área del ministerio le daría fama internacional.
A medida que su ministerio se desarrollaba, Kathryn comenzó a poner menos énfasis en la fe, y más en la soberanía del Espíritu Santo. En sus reuniones no había tarjetas de oración, ni carpas para los inválidos, ni largas filas de personas enfermas que esperaran que ella les impusiera las manos. Kathryn nunca acusó a los que no recibían sanidad de ser débiles en la fe. Parecía que las sanidades se producían en todo el auditorio mientras la gente estaba simplemente en sus asientos, concentrados en Jesús, con la mirada puesta en el cielo.

Demasiados como para nombrarlos a todos

¿Cuáles fueron algunos de los milagros más destacados? Aunque hubo miles y miles de milagros, el mayor milagro, para Kathryn, era que una persona naciera de nuevo. En cierta ocasión, un niño de cinco años, paralítico de nacimiento, caminó hacia la plataforma sin ayuda de nadie. Otra vez, una mujer que había estado paralítica y confinada a una silla de ruedas durante doce años, caminó hacia la plataforma sin ayuda de su esposo. En Filadelfia, un hombre al que le habían colocado un marcapasos ocho meses antes, sintió un dolor intenso en su pecho cuando Kathryn le impuso las manos. Al llegar a su casa, descubrió que la cicatriz de la operación se había borrado, y no estaba seguro de si el marcapasos funcionaba. Más tarde, cuando el médico ordenó tomarle algunas radiografías, descubrieron que el marcapasos había desaparecido ¡y el corazón estaba totalmente sano!
Era común que los tumores se disolvieran, los cánceres se esfumaran, los ciegos vieran y los sordos oyeran. Las migrañas eran sanadas instantáneamente. Aun los huecos en los dientes eran rellenados por intervención divina. Sería imposible dar una lista de los milagros que se produjeron a través del ministerio de Kathryn. Sólo Dios lo sabe.
Ella solía llorar de gozo al ver los miles de personas sanadas por el poder de Dios. Algunos recuerdan que las lágrimas caían hasta sobre sus manos.
También se dice que Kathryn lloraba al ver las personas que se iban de sus cultos aún en sus sillas de ruedas o enfermas. Nunca trató de explicar por qué algunos recibían su sanidad, y otros no. Ella creía que la responsabilidad era de Dios. Le agradaba referirse a sí misma como "vendedora", no "gerente". Cualquier cosa que la Gerencia decidiera hacer, ella estaba obligada a obedecer. Pero solía decir que esa era una de las primeras preguntas que le haría a Dios cuando llegara al cielo.
Estoy bien con mi Dios
El último culto de milagros de su ministerio fue realizado en el Auditorio Shrine de Los Ángeles, California, el 16 de noviembre de 1975. Cuando Kathryn abandonaba el auditorio, una empleada de su oficina de Hollywood vio algo que nunca olvidaría. 



Mientras todos salían del auditorio, Kathryn caminó en silencio hasta el final de la plataforma. Una vez allí, levantó la cabeza y recorrió lentamente con su mirada la planta alta de asientos, como si estudiara a cada uno, durante un tiempo que pareció una eternidad. Luego bajó la mirada a la segunda sección, siguió cada fila y cada asiento con la mirada. Finalmente estudió detalladamente cada uno de los asientos de la planta baja. 


Solo podemos imaginar lo que pasaba por la mente de Kathryn: los recuerdos, las victorias, las sanidades, las risas, las lágrimas. ¿Sería posible que ella supiera que jamás volvería a pisar la plataforma? ¿Sería posible que en ese momento estuviera despidiéndose de su ministerio terrenal?
Sólo tres semanas después de ese día de noviembre, Kathryn agonizaba en el Centro Médico Hillcrest de Tulsa, Oklahoma, después de una operación a corazón abierto. 

"Quiero irme a casa"

Oral y Evelyn Roberts estuvieron entre las pocas personas a las que se permitió visitar a Kathryn en el Centro Médico. Cuando entraron a su cuarto y se acercaron a su cama para orar por su sanidad, Oral recuerda que sucedió algo muy importante. "Cuando Kathryn se dio cuenta de que estábamos allí para orar por su recuperación, extendió sus manos como formando una barrera y las levantó hacia el cielo". Evelyn Roberts miró a su esposo y dijo: "No quiere que oremos. Quiere irse a casa".
Kathryn Kuhlman fue un tesoro muy especial. Su ministerio fue pionero en llevar a nuestra generación al conocimiento del Espíritu Santo. Ella intentó mostrarnos cómo tener comunión con Él, y amarlo. Kathryn verdaderamente tenía la capacidad de revelarnos el Espíritu Santo como nuestro Amigo. Por esto, nadie puede cerrar este capítulo mejor que ella misma:
"El mundo me ha llamado tonta por haberle dado mi vida entera a Alguien que nunca he visto. Sé exactamente lo que voy a decir cuando esté en su presencia. Cuando mire el maravilloso rostro de Jesús, tendré sólo una cosa para decir: 'Lo intenté'. Me entregué lo mejor que pude. Mi redención será completada cuando me encuentre frente a quien todo lo hizo posible".

2/14/2016

“Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.” Salmos 32:10.


“Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.” Salmos 32:10.
¡Oh hermosa recompensa de la esperanza! ¡Señor mío, concédemela a plenitud! El que espera, se siente un pecador mayor que los demás hombres; y he aquí que la misericordia es preparada para él: él mismo sabe que no tiene merecimientos, pero la misericordia interviene, y provee para él en una escala liberal. ¡Oh Señor, dame esta misericordia puesto que yo espero en Ti!
¡Observa, alma mía, qué escolta personal tienes! Como un príncipe que está rodeado de tropas, así estás tú rodeada de misericordia. Enfrente, y atrás, y en todos los costados, cabalgan estos guardias montados de la gracia. Nosotros habitamos en el centro del sistema de misericordia, pues moramos en Cristo Jesús.
¡Oh alma mía, qué atmósfera respiras! Como el aire que te rodea, así también te rodea la misericordia de tu Señor. Para los perversos hay muchas aflicciones, pero para ti hay tantas misericordias que tus aflicciones no son dignas de mención. David dice: “Alegraos en Jehová y gozaos, justos; y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.” En obediencia a este precepto mi corazón triunfará en Dios, y proclamaré mi alegría. ¡Como Tú me has rodeado de misericordia, así también rodearé yo Tus altares, oh mi Dios, con cánticos de agradecimiento!

Traducción de Allan Román

7/23/2013

NIÑOS DESECHADOS


Fotografía de la portada
El doctor Russel Sacco tiene un laboratorio en Portland, Oregon, EE.UU. En sus estudios fue impresionado de cuánto ha desarrollado un bebecito de diez semanas. Él sacó esta fotografía de los piecitos de un niño muerto por aborto a las diez semanas.
Esta fotografía ha sido usada por todo el mundo, dejando un fuerte impacto.
Usado con permiso de: “Did You Know”,
Hays Publishing Company, Cincinnati, OH.

Elena estudiaba en el colegio. Tenía mucho talento y pensaba estudiar para abogada.
Contaba con todos los recursos para hacerlo. Elena tenía muchos amigos, incluso un novio que
aparentemente la quería mucho. Estaban muy enamorados y pensaban casarse algún día. Pero como
sucede muchas veces en los amores mundanos, Elena quedó embarazada. Todavía le faltaba un año de colegio y después, la universidad. ¿Qué podría hacer ahora? No quería casarse todavía. Cuando
sus padres se dieron cuenta, se turbaron mucho. Su familia era reconocida como gente de alta moral. Y,
¿ahora qué? ¿Qué diría la gente? ¿Qué pensaría de su familia? ¿Qué debiera hacer Elena?

La respuesta del mundo

Hoy día muchas personas dirían que la solución fácil y rápida fuera hacerse un aborto. Le dirían a Elena que el aborto es aceptable si el niño que va a nacer interrumpe su carrera, o si la situación económica es difícil, o si la madre es soltera. Pero, ¿tienen razón?

Las estadísticas

En 1989, una encuesta reveló que cada año en el mundo 55 millones de niños son matados por el aborto. Es decir, 150.685 niños asesinados cada día o 6. 78 cada hora o 105 cada minuto. Sólo en los Estados Unidos se matan a más de 430 00 niños por día.
En las seis guerras en que ha participado los Estados Unidos, murieron un poco más de 1 millón de estadounidenses. Compare esto con los 1.600.000 abortos cada año en los Estados Unidos o con los
55 millones de fetos asesinados cada año en todo el mundo. 

 El concepto de los médicos

Los médicos que practican los abortos se refieren a estos pequeños seres humanos como “materia fetal”, “un producto de concepción”, “una masa primordial”, o “un puño de células”. En lugar de hablar del aborto, hablan de “interrupción del embarazo por planificación postconcepcional”, o “extraer un poco de células”; ejerciendo así el “derecho de la mujer de escoger”.
 ¡A tal extremo ha llegado este mundo!

La realidad

En California, una empresa había alquilado un recipiente grande de basura. Pero como no pagaban
el alquiler, los dueños mandaron a unos trabajadores a volver a tomar posesión de él y a limpiarlo. Encontraron algo increíble y espantoso. En el recipiente había 17.000 fetos flotando en pequeños frascos de
formalina. Ver los fetos, muchos perfectamente formados y desarrollados de siete meses y medio, causó
un fortísimo impacto. Algunos de los trabajadores se retiraron a vomitar.
 Después no pudieron enterrar a los fetos porque había un desacuerdo si eran víctimas y cadáveres, o sólo “materia fetal”.
Lo cierto de esta “materia fetal” es que a las ocho semanas de concepción, el feto ya es un bebé que pesa alrededor de un gramo. Sentado, mide aproximadamente tres centímetros. Todos los órganos están formados, y el corazón ya late con fuerza. El estómago produce los líquidos digestivos, y las papilas gustativas se empiezan a formar. Él puede sentir dolor y responder al tacto. 
 ¿Es esto sólo un poco de células? ¡No! Es un bebecito.
 Los que están a favor del aborto dicen que es una manera fácil de solucionar un embarazo no deseado. Pero en realidad, no es tan fácil, y hay muchos otros resultados que no se mencionan. Hay un cinco por ciento más de posibilidad de quedar estéril después de un aborto, un 4 00 por ciento de posibilidad de un embarazo ectópico y un aumento de un diez a quince por ciento de posibilidad de un
auto aborto.

Las consecuencias emocionales y psicológicas

Una señora dijo: “Mi médico me explicó: ‘Le inyectamos un poco de líquido, sale un poco de
líquido, siente un fuerte dolor y luego el feto es expulsado’. Pero no es cierto. Yo sentí a mi bebecito pataleando y revolcándose durante una hora y media hasta que por fin murió, lentamente.”
 Una muchacha cuenta su experiencia con un aborto. Describe un tiempo muy frustrante en la
clínica. El personal de la clínica no se preocupaba por ella. Ella dijo que cuando succionaron los restos de
su bebé de su vientre, el dolor era insoportable. Dijo que es cierto que en sí el aborto es rápido, pero que su futuro no era tan fácil. Vivía con culpa, recordándose constantemente de lo que ella había hecho con su
hijo, un ser humano. Contemplaba el suicidio cuando pensaba en el niño que hubiera podido vivir y que ella
hubiera amado. Se sentía condenada y pensaba que no merecía vivir. ¿Por qué fue tan horrible su primer
embarazo? ¿Por qué no le había advertido alguien de las terribles consecuencias que seguirían?


Lo más importante

Hay algo mucho más importante que los problemas físicos y emocionales. No se trata solamente de un poco de células no deseadas, mi amigo. No se trata de un poco de basura que botamos cuando nos parece. Tampoco se trata de cómo quitarme esa inconveniencia “para que no interfiera con mis aspiraciones”. No, mi amigo. ¡Mil veces no! Se trata de un ser humano igual a usted y yo; un precioso ser que Dios ha creado. Estamos hablando de seres humanos a quienes no tenemos el derecho de quitarles la vida. No tenemos el derecho de cometer homicidio. Dios es el que da la vida y él es el que la quita a su tiempo.
  Dios es el autor de la vida. Él es el que hace posible el milagro de la concepción. Él es el que
da vida a la nueva criatura. Desde ese momento, y aun antes, él se interesa por cada detalle de ese
ser humano que se está formando para venir al mundo. David, el salmista, comprendió esta verdad
y dijo: “Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas” (Salmo 1 9.1 –16).
 ¿Quiénes somos nosotros para entremeternos en este plan de Dios? ¿Con cuál autoridad podemos optar por un aborto sólo porque este embarazo no nos conviene? Sólo Dios tiene el derecho de abrir y
cerrar el vientre. Es él y no los hombres quien decide si va a haber concepción.
 “Ved ahora que yo, yo soy, y no hay dioses conmigo; yo hago morir, y yo hago vivir” (Deuteronomio 32 . 39).
 Pero el hombre ha tomado como suyo este derecho. Madres con sus excusas egoístas, padres con
su independencia, hijas sin orientación bíblica, y médicos con sus ideologías inescrupulosas y con sus instrumentos afilados, toman la parte de Dios. El hombre mata al inocente. Pero la Biblia dice:
 “No matarás al inocente y justo...” (Éxodo 23 .7).
“No matarás” (Éxodo 20.13 ).
“…y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él” (1 Juan 3 .15).
“Pero los...homicidas...tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apocalipsis 2 1.8).

La realidad

Hemos visto que practicarse un aborto es pecado. Es un pecado serio. Pero casi siempre viene a consecuencia de otro pecado anterior: el sexo ilegítimo. El “amor libre” y la inmoralidad son pecado y traen mucho dolor y problemas. Muchos embarazos no deseados, tanto de jóvenes como de adultos, son resultado del sexo desenfrenado. Dios estableció sus leyes de cómo debe vivir el hombre. Él instituyó el matrimonio.
 Dios nunca aprueba la actividad sexual fuera del matrimonio. Por violar las leyes de Dios, muchos
están sufriendo consecuencias serias. Por eso muchos buscan el aborto para no sobrellevar la responsabilidad de criar a su hijo o por la vergüenza de sus pecados.
 Pero, ¿es éste el remedio? No, mi amigo. ¡Jamás! Eso sería amontonar un mal sobre otro; la fornicación más el homicidio. Dios ha establecido la ley de un solo compañero para toda la vida. Cuando desobedecemos esta regla, tratando de torcerla, nos trae resultados trágicos. El remedio preventivo, pues, es someter nuestra sexualidad a las leyes de Dios. Así habrá mucho menos embarazos no deseados.

 El remedio curativo

Estimado lector, Dios le llama a levantarse y poner en alto sus leyes en una sociedad que ya no quiere
nada con él. Dios le llama a apartarse de la maldad de este mundo y de identificarse con él y su verdad.
 Dios se preocupa por usted, amiga, si se encuentra con un embarazo “no deseado”. Él ama al pequeño
ser que se está formando en su vientre. Él quiere dar vida y luz, y no muerte en su situación difícil.
 También hay otros que se compadecen de usted. Busque una iglesia bíblica. Allí encontrará un
ambiente de amor y comprensión. Los hermanos le aconsejarán y le ayudarán a saber cuáles medidas
tomar en el futuro. Nosotros también queremos ayudarle a encontrar la solución correcta. Por eso
hemos impreso este librito Tal vez usted sea una que ya se ha hecho un aborto. Se siente culpable y desea terminar con su vida. Se siente turbada y no se puede olvidar de
aquella vida que nunca vio la luz del sol por decisión suya. Ya sabe que Dios condena tal decisión. Ya
sabe lo que le espera. Óigame, amiga. Si usted está dispuesta a arrepentirse, Dios le quiere perdonar. Él
quiere darle una vida nueva. Él desea salvarle del infierno que le espera. Él tiene preparado un bello
lugar, el cielo, para los que le reciben y le obedecen. Arrepiéntase hoy y reconcíliese con Dios, y usted
experimentará el perdón que hay en él.

 Elena tiene que soportar ahora las consecuencias de su pecado y la tremenda soledad. Pero
no tiene que seguir pecando. Puede arrepentirse y recibir a Jesús como su Salvador y Señor. Puede
hallar en la iglesia de Jesús una familia que la ayude y la comprenda. Ella no tiene que tomar la decisión popular; hacerse un aborto. Ella no tiene que desechar a su bebecito. Eso sería un pecado sobre
otro. Dios la puede sacar de su estado pecaminoso y darle un corazón nuevo. Ella puede buscar una
iglesia cristiana donde los hermanos la ayuden a hacer decisiones que agradan a Dios. Esta opción
sí valdría la pena, ahora y por la eternidad.
—Duane Nisly
                                                        ¡Elige vida para tu bebé!

7/20/2013

EVANGÉLICOS EN UN AÑO DE ELECCIONES


¿Qué significa nuestra declaración evangélica: “Chile para Cristo”? ¿Que todo chileno llegue a ser convertido al Evangelio? ¿Que eligiéramos un Presidente evangélico? ¿Una sociedad gobernada por una Constitución y leyes que honran al Reino de Dios? ¿Colegios que enseñen un currículum bíblico?
Pues, esa fue la visión de los reformadores en los Siglos XVI y XVII. La Reforma deseaba “hacer discípulos de todas las naciones”. Así surgió el concepto de iglesias nacionales, luteranos, anglicanos, presbiterianos. ¡Chile para Cristo! Calvino hasta intentó gobernar Suiza con un parlamento compuesto enteramente de cristianos (¡con no mucho éxito!).
Sin duda, un Chile realmente para Cristo significará todo esto y más. Hace poco escuché un líder evangélico decir que dada la desunión en la iglesia evangélica peligraba el cumplimiento de la profecía. Sin duda es una amonestación y una advertencia que debemos tomar en serio. Por eso, en un año electoral lleno de tentaciones y potencial división, es importante perseguir con cuidado nuestra gran meta. ¿Cómo trabajaremos UNIDOS de modo que Chile sea realmente para Cristo?
Sugiero que la iglesia evangélica podría ser un ejemplo de unidad y oración para la nación en este importante año. ¿Cómo? Siguiendo seis sencillos compromisos.
  1. Que nuestra primera lealtad sea conocida por todos, Jesucristo como Señor. Lo que más persuade de nuestra historia es la realidad de vidas cambiadas, santas, ejemplares, trabajadoras, serviciales, redentoras, transformadoras de nuestra cultura y sociedad. Ante cualquier otra lealtad se debe conocer que todo evangélico está comprometido con Cristo en primer lugar y que vive en profunda relación con El.
  2. Que estemos orando siempre por nuestra nación. Sea ésta oración privada u oración pública, el Espíritu Santo responde a las intercesiones de su pueblo. ¡Cómo no lo vamos a saber los evangélicos que hemos llegado a lo que somos avanzando de rodillas! ¡Cuán poco entienden los demás lo que la oración puede lograr en los lugares celestiales detrás del escenario de la historia humana! Unidades pastorales planificarán grandes eventos públicos a lo largo de todo Chile, no a favor de diferentes candidatos, sino para orar por la nación, por los procesos electorales, pidiendo a Dios que El establezca las autoridades que más ayudarán a Chile ser cristianizado. Nuestro compromiso cívico y cristiano será someternos posteriormente a esas autoridades debidamente elegidas. En un proceso de oración, cada creyente, cada iglesia, después podrá actuar ante Dios según su conciencia.
  3. Presentar nuestros valores y urgencias como pueblo cristiano ante todos los candidatos, sin excepción. Deberían saber que no apoyaremos a quienes pretendan cambiar nuestras leyes a favor del aborto, el matrimonio del mismo sexo, la eutanasia. Somos pro vida y pro familia. Aquella no debe entenderse como una actitud recalcitrante o conservadora, sino como la más moderna y progresista por ser bíblica y de acuerdo a lo que consideramos son principios de vida. Lo más sensato y edificante para una nación es obedecer a Dios. Debemos hacer conocer nuestra inclinación en un país democrático y republicano, de votar solamente por los que respeten estos valores. Habrá cristianos, sin duda, que guardan grados de desacuerdo con estos principios (favoreciendo, por ejemplo, el aborto terapéutico como lo han manifestado). No obstante, lejos la mayoría de los evangélicos en el país están alineados en estas áreas (¡y eso es lo que a los candidatos les interesa!).
  4. No abanderarnos públicamente con un candidato en particular en nombre de todo el pueblo evangélico. Así evitaremos dividirnos innecesariamente debilitando nuestra causa que siempre será más fuerte, unida. Es claro que cada evangélico tendrá una convicción política enteramente legítima. Esto podría llevar a un saludable debate en nuestros foros y programas de televisión. Lo que no es aceptable es que se pretenda hablar en nombre de todos los evangélicos de Chile a favor de algún candidato en particular. Recordemos que Dios no es ni de izquierda ni de derecha sino que su Palabra abarca todas las dimensiones políticas del ser humano.
  5. No atacar públicamente por televisión, radio, artículos de diario o actos políticos, a otros colegas y hermanos en la fe. Tenemos libertad para debatir pero no de ser odiosos. Esta práctica es particularmente repugnante por el daño que causa en la iglesia más amplia y la impresión que da de un liderazgo incapaz. Todos albergamos tendencias políticas y las podemos discutir. Sin embargo, es un error atacarnos en el foro público. Si discrepamos (y sería muy extraño que no lo hiciéramos) o tuviéramos tensiones el uno con el otro, aseguremos que seguimos las pautas de Mateo 18:15-20. Hablemos privadamente el uno con el otro. Si es necesario tener “fuerte contención” comuniquémonos, PERO EN PRIVADO. EN PUBLICO seamos ejemplos del amor cristiano, todo lo caritativos, generosos, amables en nuestro trato el uno con el otro como lo quisiera nuestro Señor Jesús. El nos enseñó: “En esto conocerán todos que son mis discípulos, por el amor que se tienen el uno al otro” (Juan 13:35). De esa manera, una vez más, evitaremos las innecesarias divisiones públicas en un año de elecciones y hasta seremos un ejemplo a una nación dividida.
  6. Votar. Es importante ejercer nuestros derechos cívicos como cristianos que contribuyen a la nación y a la sociedad. Démonos cuenta que jamás habrá candidatos perfectos y que después de todo el debate, campañas, maquinaria política, al final, es posible que algunos sientan que  entregan  su voto  al “mejor entre los malos” candidatos. Es importante votar en conciencia. Si hemos de abstenernos o votar nulo debemos estar muy claros ante Dios que no es por escapismo, ignorancia o falta de criterio que lo hacemos. A los teólogos reformados siempre les pareció que los cristianos debían participar en sus deberes cívicos con su voto.
Estamos de acuerdo que será un año importantísimo y que trae aviso de ser tenso y polémico. Los evangélicos, ¿seremos otro escenario de división más o nos erguiremos a la altura de discípulos de Cristo, fieles servidores el uno del otro y de nuestra amada nación? ¡Seamos tan “baluarte” de verdades y valores cristianos como “la blanca montaña” en nuestro Himno Nacional, “Puro Chile”!
Revd. Alfred Cooper
Pastor Titular Iglesia Anglicana de Chile.

6/28/2013

ANUNCIO OFICIAL DE LA MUERTE DEL HNO YIYE AVILA

LA BIOGRAFIA DE YIYE AVILA

Dios llama a su Siervo Yiye Avila

José Joaquín Ávila Portalatín, conocido como Yiye Ávila falleció el día de hoy, así lo ha confirmado la Junta Administrativa y su presidente el Hno. Tommy Figueroa quien publicó desde el Facebook oficial de Ávila: “Nuestro Hno. Evang. Yiye Avila está hoy caminando por las calles de oro. El siervo ha partido a morar con el Señor”.
El diario dominicano el Nuevo Día también confirmó la muerte del evangelista a través de la pastora Wanda Rolón quien explicó: “Murió súbitamente. Es una pérdida para todo el mundo. El hombre alcanzó millones de personas por su testimonio”. “Estaba delicadito de salud, había sufrido algunos derrames cerebrales, pero dentro de todo estaba activo en el ministerio. Era un hombre jovial, alegre y feliz. Todos sentimos la pérdida”, dijo Rolón resaltando que el evangelista que tenía 88 años falleció mientras dormía a eso de las 9: 30 de la mañana de hoy. “No unimos ante el dolor de la perdida de Nuestro Padre Espiritual y Mentor el Hermano Evangelista YIYE AVILA. Es un momento de mucho dolor pero tenemos la certeza de Hay fiesta en los Cielos!!!!!! Descansa en PAZ… PAPA YIYE AVILA”, dijo la pastora Rolón. (NoticiaCristiana.com).